MUSEO DE LA ALTAGRACIA
ARTE, HISTORIA Y DEVOCIÓN

Salvaleón de Higüey, ha sido siempre lugar de peregrinación para miles de creyentes y en los últimos tiempos, también de turistas que buscan de atractivos culturales y espirituales para enriquecer su visita a nuestro país.

En diversos documentos, El Papa Juan Pablo II, había insistido en la necesidad y urgencia de realizar el inventario y catalogación del patrimonio histórico de la Iglesia, como herramienta para difundir el mensaje cristiano. Como se lee en la carta circular "La función pastoral de los museos eclesiásticos", del 15 de agosto de 2001, "la fe tiende por su propia naturaleza a expresarse en formas artísticas y en testimonios históricos que entrañan gran fuerza evangelizadora y valor cultural, a los cuales la Iglesia debe prestar la máxima atención".

El 9 de junio de 2009 se puso la primera piedra a esta obra. El museo, construido en los jardines de la Basílica tiene 1800 metros cuadrados, y fue inaugurado el 26 de julio del 2012.

La creación de este museo ha tenido como finalidad recuperar el patrimonio artístico e histórico que posee el Santuario, ponerlo en valor, restaurarlo y mostrarlo para que el ciudadano dominicano lo conozca, lo admire y valore, es decir, que se identifique con él, y para que los ciudadanos del mundo que lo visiten lo admiren también y difundan nuestras tradiciones en otras latitudes.

El proyecto estuvo a cargo de la Comisión de Seguimiento a los Trabajos de Remozamiento y Mantenimiento de la Basílica de Nuestra Señora de La Altagracia, encabezada por monseñor Gregorio Nicanor Peña- Obispo de la Diócesis de La Altagracia, el Sr. Alejandro E. Grullón E. - Gobernador de La Basílica Nuestra Señora de La Altagracia y Presidente de esta comisión creada por decreto presidencial, el Sr. Sergio Barbieri - Investigación de Arte y Museólogo y el Arquitecto Pedro Borrel- Diseño Arquitectónico.

El patrimonio se exhibe en siete salas, además posee una sala de exposiciones temporales, un auditorio y una cafetería.

SALA 1: HISTORIA Y LEYENDA
DE LA VIRGEN DE LA ALTAGRACIA

A través de un video se introduce al visitante en los aconteceres históricos y legendarios de la Virgen y se narran los hechos más destacados de esta devoción mariana existente desde principios del siglo XVI.

SALA 2: LOS MEDALLONES

Se exhiben 16 óleos sobre tabla que por tener forma oval se los conoce como "Los Medallones". Fueron pintados en el último tercio del siglo XVIII por Diego José Hilaris a pedido del sacerdote que estaba a cargo del santuario en aquel momento.

Narran diversos prodigios de la Virgen ocurridos desde el siglo XVI al XVIII.

Esta es una serie única en República Dominicana por su temática, su calidad pictórica y por conocerse su autor.

SALA 3: DE ARTE SACRO

Puede verse aquí pintura dominicana, peruana y europea de los siglos XVIII al XX.

En imaginería se destaca un Crucifijo peruano del siglo XVIII e imágenes de vestir realizadas en el país y los llamados "santos de palo", características tallas populares del siglo XIX.

Completan esa sala casullas, manípulos, estolas, cubre cálices y bolsas de corporales del siglo XVIII; un importante sagrario de plata del mismo siglo y escapularios y "detentes" del XIX.

SALA 4: DEL TESORO

Se muestran más de sesenta piezas de la orfebrería local y de otros países de América del siglo XVII al XX. Se destacan, entre otras, el portaviático de oro y esmeraldas, un incensario, la sacra de la Consagración y el manifestador.

El gran Trono Procesional, realizado en el país en el año 1811, es una de las piezas más atractivas por su factura y tamaño.

SALA 5: DE SAN DIONISIO Y DE LA BASILICA

En ella se refleja la historia del viejo santuario construido entre los años 1567 y 1572.

El quinto abuelo de Simón Bolívar escribió en el siglo XVI que la iglesia de Nuestra Señora de La Altagracia:

"...es casa de mucha devoción en esta isla y muy frecuentada por romerías; de esta casa se ha poblado allí un pueblo y se sustenta con la devoción de esta imagen que sola es la que en esta isla se tiene que ha hecho milagros..."

Se exhiben los bocetos, que realizó el arquitecto francés Dunoyer de Segonzac, para la construcción de la Basílica, que fue terminada e inaugurada en el año 1971; la Bula del Papa Pablo VI que nombra Basílica Menor a la Catedral de Higüey; y pertenencias de los cuatro obispos que ha tenido la diócesis.

SALA 6/7: DE LOS EXVOTOS

Los miles de exvotos, promesas o milagros conservados en el Santuario son testimonios tangibles de gracias recibidas. Esta costumbre milenaria no ha perdido vigencia en la actualidad. Generalmente confeccionados en plata y oro, también los hay realizados, con habilidades disímiles, en los más diversos materiales. Todos han sido eficaces vehículos de agradecimiento y responden a distintas épocas y concepciones estéticas. Constituyen en su conjunto, la manifestación de la fe a través de la historia.

Les invitamos a hacer click en el enlace para ver un interesante video sobre el Museo:

https://www.youtube.com/watch?v=qNXnzS4D8Ko

Volver a Portada