MARÍA DEL CARMEN SALLÉS
Y BARANGUERAS

Fundadora de la Congregación de Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza, nació en Vic, Barcelona (España) el 9 de abril de 1848. Sus padres le dieron una sólida formación cristiana. En familia aprendió a rezar y buscar la voluntad de Dios. Destacó en ella el amor filial a la Virgen María.

Queriendo dar respuesta a la inquietud que sentía dentro, dedicó largo tiempo a la oración. Consultó a personas autorizadas antes de tomar una decisión. Sufrió mucho hasta ver realizado su proyecto vocacional.

En 1869 ingresó en el Instituto de Adoratrices del Santísimo Sacramento. Allí descubrió la llamada a la educación como medio preventivo, a la luz del Misterio de María Inmaculada. En 1870 entró en la congregación de Dominicas de la Anunciata, donde se dedicó a la educación de niñas, jóvenes y obreras durante 22 años.

Después de mucho orar y consultar, en 1892 abandonó esta institución, acompañada de las hermanas: Candelaría Boleda, Remedios Pujol y Emilia Horta. El 15 de octubre de 1892, Carmen y sus compañeras llagan a burgos. En el Sr. Arzobispo, D. Manuel Gómez Salazar, encontraron un gran protector, quien el 7 de diciembre del mismo año, otorga la aprobación Diocesana a la naciente congregación y autoriza la apertura del primer colegio Concepcionista. Fundó 13 "Casas de María Inmaculada", como gustaba llamar a sus Comunidades y colegios y puso su mirada allende los mares: Brasil e Italia.

Cristo Redentor y María Inmaculada fueron sus dos grandes amores y se dejó modelar por ellos. "Mientras haya jóvenes que educar y valores que transmitir, las dificultades no cuentan", decía.

Murió en Madrid el 25 de julio de 1911. Fue beatificada el 15 de marzo de 1998 por el papa Juan Pablo II y canonizada el 21 de octubre de 2012 por el papa Benedicto XVI. La Congregación, presente en 16 países, sigue llevando su mensaje: "Adelante, siempre adelante, Dios proveerá".

Volver al Índice